Equipo de trabajo
Contacto
Facebook
proyecto VOX =>
VOX virtual puntos de venta
 
proyecto LUX =>


no fábulas
Eduardo Rezzano




2010 / 20x20cm / 36 páginas
Ediciones VOX
Ilustración de tapa: Peca


sobre el autor

Eduardo Rezzano nació en La Plata, en 1968. Es poeta y músico. Publicó Ningún lugar (Mendoza, Ediciones del Canto Rodado, 1999) y Gato barcino (Barcelona, Lumen, 2006). Fue fundador de 2vecesbreve y de la Orquesta Camaleón. Poemas suyos han sido recogidos en antologías, revistas y medios electrónicos de Argentina, España y Estados unidos.eduardorezzano.blogspot.com

sobre la ilustradora


Peca nació en La Plata. Es egresada de la Facultad de Bellas Artes de la UNLP. Obtuvo premios provinciales y nacionales de pintura y de grabado. Colaboró en las revistas Humor, Sex Humor y Rolling Stone. Desde 2001 vive en Barcelona, donde se dedica a pintar y a realizar cortometrajes de animación en stop motion junto a Mono Cieza, con quien ha participado en festivales de todo el mundo y ha sido premiada en numerosas ocasiones.
artedepeca.blogspot.com
lacompetitiva.blogspot.com

sobre el libro

Eduardo Rezzano es un viajero insomne, preparado para inventariar y repartir el patrimonio de todos. En no fábulas, el juego de Rezzano no es peligroso, pero siempre resulta enigmático, y donde la compasión es el anexo desprevenido de la perversión. En un poema como “Patito feo” está el génesis de la forma de no fábulas, y que podría ser, aunque no con un protagonista exclusivo, el libro Cuervo, de Ted Hughes, pero también mantiene un parentesco con Fábulas, de Juan Gelman. En el libro de Rezzano hay una escritura áspera, pero de un rigor sutil, sinuoso, retráctil. Como los juguetes de un creador desquiciado, los materiales con los que se compone no fábulas pertenecen a un funcionamiento sin origen patentado, pero donde puede verse la marca de una mueca en forma de bestiario, o mejor, de no bestiario, que es una manera proverbial de desmentir la fábula. Al no incluir una solución detrás del formato, Rezzano propone cierta ausencia de toda validez en sus poemas, porque estos textos no intentan convencernos de su propuesta, sino que la redistribuyen. Para muestra, basta aquel poema donde Rezzano juega a ese juego bastante curioso entre una ardilla y una serpiente —las dos llamadas Oligopol—, que consiste en no tocarse, porque de lo contrario el que comete infracción es muerto al instante por el otro. Son las leyes de la libre empresa, y una particular forma de incluir el perdón, donde la supuesta improductividad del logos toma cuerpo, es decir, cuando la inspiración llega a los límites de la escritura para dar paso al sistema razonado de esa inspiración. Donde el precio de la escritura es alto pero, a diferencia de los oligopolios, proporcional a la producción.

Mario Arteca



proyecto LUX / Bahía Blanca / Buenos Aires / Argentina   
proyectolux@gmail.com   
2015 ©